ESTUDIANTESdeARQUITECTURA.cl

#EDAENTREVISTAS: JORGE BELMAR, @CHILENOBLACK (PARTE I)


En un año convulsionado y en gran parte monopolizado por el movimiento estudiantil chileno, algunos personajes se han ganado un espacio por ser polémicos y nadar contra la corriente como Cristián Labbé, ex coronel y encargado de seguridad de Augusto Pinochet como agente de la DINA y actual alcalde de Providencia.

Un arquitecto startwittero chileno, Jorge Belmar  -@chilenoblack- se cansó del webeo y está decidido a sacar a Labbé de la alcaldía.

Entre agua mineral y jugos de chirimoya, lo entrevistamos.

¿Qué nos dijo?

Es miércoles, pero no cualquier miércoles. A la noche se jugará la final de la Copa Sudamericana y Liga Universitaria de Quito juega con Universidad de Chile en un estadio Nacional repleto y la esperanza de que el equipo chileno levante su primera copa internacional.

Jorge Belmar es uno de los hinchas que estará comiéndose las uñas por los últimos 90 minutos históricos. A esa misma hora, su hija se gradúa. Los organizadores de la gala proponen instalar dos pantallas gigantescas para ver el partido. @chilenoblack fascinado, pero el resto de los apoderados lo paran en seco.

No será fácil. Quizás cómo terminó esa noche -la de Jorge- con la alegría de ser campeón de Sudamérica. Ese Jorge no alcanzamos a conocer. Sí el relajado, el que confió ciegamente en un test vocacional al estudiar arquitectura. El mismo que tranquilo nos cuenta la primera vez que vio un proyecto suyo desaparecer. “Mi primer hijo muerto”, sentencia.

 

EDA: ¿Por qué estudiar arquitectura?

@chilenoblack (CB): Tenía 17 años cuando lo decidí, así que probablemente es una decisión muy frágil. Entonces el por qué, yo creo que no tiene una razón muy importante. No se relaciona con que me gustaban los dibujos o con que me gustaba hacer maquetas o hacer cosas por la gente.

A los 17 años pensé que era algo donde los típicos test vocacionales me decían que yo servía para eso y le creí. Considerando que como te digo antes ni siquiera tenía idea de cuál era la pega.

EDA: ¿O sea, fue un salto en paracaídas?

CB: Claro. Yo venía de una familia donde había una oportunidad: así que la tomaba o cagaba. Por lo menos eso es lo que existía. Ahora no sé si era tan así, pero mi sensación en ese entonces era así: si te pitiabai (repetir) un ramo, te echaban; las universidades eran pocas. O sea, era una realidad muy distinta a la de ahora.

El test vocacional me dijo que tenía capacidades para la arquitectura y diseño. Yo le creí y decía que también tenía para sicología. Afortunadamente no pesqué por ese lado porque después me casé con una sicóloga y entendí bien de qué se trataba ese trabajo y la verdad es que no se trataba nada que ver con mi manera de ser.

En el fondo, la arquitectura la fui conociendo en la misma facultad y me fue entusiasmando. He tenido la suerte de aprender haciendo. O sea, estudié y desde que salí, con mis socios actuales fundé una oficina en un lugar que era la mitad de este lugar (indicando la terraza donde realizamos la entrevista) y ahí estábamos los tres con tableros y partimos haciendo remodelaciones interiores y hoy estamos haciendo industrias completas. Entonces,  al final tiene sacrificios, pero yo he tenido la suerte de ver  proyectos míos construidos, también destruidos (risas).

Claro, porque en un momento tú decís, “puta, yo hice este proyecto que quedó rebonito, pero lo remodelaron y se acabó poh weón”. El primer enfrentamiento de ese tipo fue cuando hacía un local para la FISA, que en ese entonces duraba dos semanas. Una vez finalizada la feria, se acababa y eso era asumido.

Después hicimos unas oficinas para un banco y esas oficinas quedaron bonitas, weón: con madera, mármol y weás. Duraron dos años porque el banco creció y se cambió de lugar. Devolvieron las oficinas y se fueron a otro proyecto. Ponte tú: si este proyecto era de 350 metros cuadrados, el nuevo era de 2.000, por lo tanto el nuevo era tan atractivo que el antiguo quedaba en desventaja.

Fue mi primer hijo muerto.

EDA: ¿Y tú pensaste alguna vez que dibujando para este proyecto se iba a acabar?

CB: No, nada. Pensái que van a durar más rato. O sea, en las oficinas pasa más. De hecho ahora hemos estado en contacto con gente que trabaja en locales comerciales y eso tiene un ciclo: máximo 4 años. Por ejemplo, un local Adidas o uno Nike.

EDA: Se hacen en Argentina, de hecho.

CB: Aquí se diseñan muchos.

EDA: ¿Sí?

CB: Sí, de hecho hay tres oficinas que están haciendo proyectos para otros países. Yo ahora estoy haciendo edificios industriales que no sé cuánto van a durar. Lo que sí pasa es que van mutando: lo terminái y ya está listo la ampliación. ¿Cachai?

PUDOR

CB: Hace unos años saqué una cuenta que me asustó: el 2002 hice un proyecto de viviendas sociales en Quilicura y el sector planificado –que ahora ya está construido- era el equivalente al barrio Bellavista (barrio bohemio de Santiago). Entonces te da pudor. Tú decís “Chucha, mis rayitas definen la vida de un sector casi del mismo tamaño del barrio Bellavista”. Y en la primera vez que hicimos Taller, cuando mirábamos las fichas (de los alumnos). Leí las direcciones y había una niña que vivía en una de las casas.

Quizás qué opinión tenía.

 

JPG. Barrio Bellavista (original de Chuquicamata.net)

EDA: ¿Le preguntaste alguna vez?

CB: Le pregunté, pero como estaba en primer año, no cachaba (entendía) mucho. Además que en primer año, uno no tiene idea de nada. Además que el profe es Dios poh weón, entonces ¿qué le va a contestar?.

Hoy quizás me diría “qué proyecto tan como el pico” (risas).

EDA: Hay distintas formas de preguntarle. Una era “Oye, ¿y cómo es tu casa?” y la otra, “Oye, sabís que yo conozco al que hizo tu casa”.

CB: Yo le dije: “yo hice el conjunto donde está tu casa” y me miraba como Dios. Claro, weón, porque cuando tú ponís en esas fichas personales en el ítem “¿Qué arquitecto conoce?”, hay weones que tienen un poco más de bagaje cultural y conocen a algunos, pero muchos ponen el nombre del profesor.

El primer arquitecto es el profesor que tenís enfrente. Cuando tú tenís 18 años, ¿qué arquitecto conocís cara a cara? (y luego dice imitando a un alumno): “a este weón que tengo ahí y que dice que es profe” (risas).

La arquitectura ha sido como un amor más de la mitad de la vida, pero yo me lo encontré. No lo busqué.

EDA: ¿A primera vista fue?

CB: Claro, no tenía chance. Mirando para atrás, creo que podría haber hecho muchas otras pegas, pero ésta es súper entretenida: todos los días te pone temas nuevos.

 

 

Continuará.

 

¿Querían más? Revisa por mientras las otras entrevistas de EDA acá

Tags: , , , , , , , ,


hola@eda.cl


Manifiesto EDA.cl



ARQCALIENTE
VERDECIUDAD
CATALOGOARQUITECTURA
TALLERALCUBO
LAPERIFERIADOMESTICA
GRAVEDAD